Buscar
  • Team Growthapp

LA INCERTIDUMBRE EN TIEMPOS DEL COVID-19.

Actualizado: jun 1


















De acuerdo a la última encuesta recientemente realizada, una de las principales consecuencias a nivel emocional del COVID-19 en el ámbito emprendedor es un aumento considerable de la incertidumbre.


La incertidumbre es una emoción directamente relacionada a la falta de control. ¿Por qué esta emoción nos desestabiliza de tal manera? ¿Es normal sentirnos así de desorientados, ansiosos y con tanto miedo? ¿Qué nos pasa cuando de repente nos cambian el tablero de juego y no pudimos cambiar las cartas, pivotear a tiempo?

En este artículo daremos una visión neurológica, social pero sobre todo pragmática para poder comprender, tomar consciencia y ayudaros a gestionar esta emoción que puede bloquear negocios y proyectos en caso de no abordarla de manera emocionalmente inteligente.

Lo primero es entender la emoción

La incertidumbre es la otra cara de la moneda de la seguridad, de la estabilidad, del orden, del control. Algo que Maslow - Psicólogo Humanista- ubicaba casi en la base de lo que definió como la pirámide de necesidades humanas básicas.


¿Hasta qué punto la insatisfacción de esta necesidad nos puede provocar malestar?


Pues para figurarnos, es emocional y psicológicamente tan importante para el ser humano como para venir inmediatamente después de las necesidades fisiológicas básicas. La incertidumbre se debate a duelo con el instinto humano que todos tenemos de tener las cosas bajo control para poder garantizar directamente nuestra supervivencia.





Esto se relaciona con otro de los males del momento: la sobre-información. ¿Qué es lo que nos lleva a estar todo el tiempo conectados e informándonos continuamente en tiempos del COVID-19? Pues Maslow diría que, entender qué es lo que sucede, informarnos podría ser una herramienta que para ayudarnos a suplir esa necesidad de tomar las riendas y sentirnos menos desprotegidos, está relacionado directamente con esta necesidad humana de tener certidumbre, tener control.

Recibimos incesantemente desde todos los flancos una cantidad ilimitada de información en distintos dispositivos, redes sociales, televisión, prensa, web y que en lugar de ayudarnos a procesar y comprender la realidad, muchas veces recibimos información contradictoria o fake news y lo que debiera ser una herramienta comienza a tener los efectos secundarios de un medicamento: saturación y aumento del nivel de stress y ansiedad. Desde un punto de vista Neuro-científico, muchos estudios corroboran, que los seres humanos contamos con tres tipos de cerebros el primitivo o reptiliano, el límbico y córtex, siendo el primero de los tres, el encargado de la toma de decisiones en el 85% de nuestros actos ¿por qué es necesario entender esto? Pongamos el ejemplo en el mundo animal, cualquier animal. Ante una situación de peligro.

¿Qué es lo que hace? Instintivamente su cerebro primitivo, o ataca o huye. No hay espacio para la reflexión o la duda. Concreta la acción para satisfacer su necesidad de seguridad y a otra cosa. Sobrevive o muere en el intento.

¿Y en los humanos?

A los humanos nos pasa lo mismo. Una parte de nosotros inconscientemente tiene una pulsión de querer actuar para retomar el control de nuestra certidumbre y seguridad pero tenemos dos cerebros más que podríamos decir que “nos filtran”. El cuadro se compleiiza porque entran en juego las emociones y la reflexión. Ante una amenaza como el COVID-19 a nuestra estabilidad económica y seguridad de que nuestros proyectos puedan salir adelante… la realidad indica que tenemos que frenar. Tenemos que parar. No podemos “atacar o huir”. Entonces:

¿Qué creen que le pasa a nuestro cerebro más antiguo, más animal cuando no puede ponerse a salvo?

¿Qué pasa asimismo con nuestro cerebro emocional, el límbico, si se ve superado y la razón deja de tener lugar porque la amenaza es tan grande que nos paraliza?

Esta crisis está impactando duramente a todos los rincones de la economía. Los emprendedores tenemos la pulsión de querer resolverlo y hoy por hoy no está clara la salida, aún menos desde este estado de incertidumbre y miedo en el que estamos “emocionalmente secuestrados” y donde nuestro cerebro más racional el neo-cortex no tiene espacio para aceptar y descomprimirse para pensar soluciones que nos devuelvan a un estado de flujo. Entonces toda la energía que nuestra parte más animal genera para poder resolver la amenaza queda sin poder concretarse y genera malestar. El tablero del juego ha cambiado, tenía las mejores cartas, pero esta es una nueva partida y ahora no sabemos si sirve. Tensión y malestar.

La buena noticia es que podemos ayudar a nuestro cerebro a bajar su nivel de alerta, gestionar la emoción y abrirnos nuevos caminos de aprendizaje en medio de esta tormenta. Para ello es fundamental el reconocer la emoción y entender que es parte misma de nuestra humanidad para así poder aceptarla y luego gestionarla.




¿Cómo percibimos la emoción?



No todos sentimos o percibimos la incertidumbre de igual manera. Según la Programación Neurolingüística desde pequeños, hemos sido educados en una serie de comportamientos, creencias y conductas que tenemos incorporadas consciente inconscientemente. Estas creencias algunos autores como Daniel Goleman, las explican como si tuviéramos unas gafas, a través de las cuales vemos e interpretamos los hechos de una manera u otra. Es nuestro “mapa mental”.

Es por ello que cuando nos enfrentamos ante situaciones que desconocemos o que a través de nuestras "gafas" consideramos negativas, podemos caer en un estado de caos, una sensación de desprotección en la que nos invade una vez más esa sensación de incertidumbre de la que aquí tratamos. Sin juicio de valor, solo para reflexionar cuánto pueden limitarnos nuestras creencias, imaginaros que hemos nacido en una familia, que se nos ha educado según sus criterios con los valores de obediencia, de obtener un título universitario, de conservar un empleo estable.

Y por otro lado que hemos nacido en una familia dedicada a los negocios o a trabajos itinerantes, que valoran el oportunismo y aceptan el riesgo como parte del proceso al éxito. Sin ningún tipo de trabajo personal emocional previo demasiado profundo, ¿en cuál de los dos entornos la persona sobrellevará mejor una crisis como esta?

Pues nuestro cerebro está programado con una determinada información y ve la realidad a través de unas determinadas gafas. Es momento de revisarlas si queremos continuar desarrollándonos como emprendedores.


Para finalizar, después de explicar estas tres visiones, y para sintetizar la incertidumbre es una emoción inherente al ser humano en su pulsión por lograr la estabilidad y seguridad. Con lo cual debemos como primer paso: aceptarla. Y dejar de querer combatirla para poder bajar la tensión.

Solo a partir de ello se pueden abrir los caminos para ser capaces de bucear exactamente en lo que significa para nosotros como emprendedores para poder cambiarnos las gafas a tiempo si es necesario y buscar una salida creativa a este difícil proceso. 


3 Tips para la gestión de la incertidumbre para emprendedores



Muchos de nuestros planes se han visto afectados por esta crisis, es momento de reflexionar, de re-planificar y reorientar objetivos para bajar nuestro nivel de incertidumbre y alimentar los pequeños éxitos que nos darán seguridad y afianzarán el camino. 


1. Revisar las creencias limitantes :

Detrás de la incertidumbre y la falta de control siempre hay que revisar las creencias limitantes, completa las siguientes frases:


  • Esta crisis significa para mi…

  • Siento incertidumbre porque…

  • Para mi no tener el control significa…


2. Algunas preguntas para reflexionar


  • ¿Cuáles de tus objetivos planteados para el año siguen en pie?

  • ¿Qué oportunidades nuevas puede brindar el entorno actual?


3. Ahora sí, plantéate un objetivo para estos días de confinamiento: 


  • El objetivo tiene que estar planteado de forma positiva y ser concreto. Por ejemplo, “quiero llegar a x usuarios en las próximas x semanas”.

  • Tiene que ser ecológico. Busca el objetivo que esté en concordancia con el resto de áreas de tu vida (emociones, valores, pensamientos…) 

  • Tener feedback - ¿Cuáles serán las evidencias que te indiquen que lo has conseguido y no solo respecto al objetivo final, sino a medida que vas avanzando? por ejemplo, cuantas visualizaciones o visitas ha tenido la ultima versión de mi App o negocio.

  • Establecer métricas- Get out of the building. Recuerda que lo que necesitas son hechos y evidencias. Intenta establecer métricas que te ayuden a ser lo mas objetivo posible.

155 vistas
LINKS
Contact

info@mygrowhapp.net

Carrer de Bruc 168 

08037 Barcelona (España)

SOCIAL
  • Negro del icono de Instagram
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Twitter Icon

© 2023 by DATO. Proudly created with Wix.com